12.11.07

iNSECTOS

Aquella mañana, despues de un agitado sueño, me encontré rodeado de pequeños y espantosos insectos.

Corrían frenéticos por todo mi cuerpo provocando un insoportable cosquilleo al que todavía no me he terminado de acostumbrar.

A la gente le genera curiosidad un tipo que convive con insectos.

Al principio intentaba acabar con ellos, pero al aplastarlos con la palma de la mano el charco que dejaban al reventar me congelaba la piel, y aún así no tenía la sensación de estar reduciéndolos.

Todo el mundo mantiene las distancias. Todo el mundo mira de reojo a un tipo cubierto de bichos.

Con el tiempo descubrí que emergen de una pequeña glándula viscosa y maloliente que nace detrás de mi oreja izquierda, un lugar al que nadie querría asomarse.

Nadie confiaría en un tipo enmarañado de pequeños artrópodos.

Por lo que yo tampoco confío ya en nadie. En nadie que no sean los insectos. A pesar de que son dudosas, tal vez oscuras, sus intenciones como consejeros. Pero saben como nadie usar el arma de la cercanía y la constancia.

Mandan mensajes encriptados dentro de un susurro incesante y caótico de alas que vibran y patas que chirrían. Me sugieren que dude de todo y que no confíe en la gente. Vigilan mi espalda y me advierten que alguien está mirandome. O me dicen: "actúa tranquilo, no hay moros en la costa".

Todo el mundo se siente incómodo al lado de un montón de insectos.

Todo el mundo evita mirarlos y finge extrañarse cuando hablo de ellos.



2 comentarios:

LouZyana dijo...

tiendo a la asociacion y me viene a la cabeza un poco de The Maxx, una animación q daban por MTV hace algunos años.
Y si... lo suyo suena bastante sospechoso. Al fin y al cabo eso intriga un poco, quizas alguien hasta podria ser capaz de acercarse.

Vike dijo...

Qué son esos insectos? Son tus miedos, tus dudas, tus pensamientos? Por qué de algo tan abstracto haces algo tan real? Casi puedo sentir el aleteo de esos repulsivos seres que te tienen atrapado, alejado del mundo...
Cierra los ojos, echa a volar y trata de imaginar que son sólo hadas lo que te rodean...

Me encantó saber de ti, y de este nuevo mundo que has creado, salga o no de detrás de una de tus orejas...